Nosotros

FANACAL S.A. DE C.V.

Es el nombre de nuestra compañía, fundada en 1959 por Máximo Santos Caso. Desde entonces, nuestro principal interés y preocupación ha sido la calidad de nuestro producto.

MAXDEL

Es una de nuestras principales marcas, reconocida en todo el país y vendida en los aparadores más exclusivos. Nuestro zapato es cortado a mano y cada proceso es supervisado con especial atención para mantener nuestro estándar de calidad. Nuestra producción es limitada ya que pensamos en nuestro zapato como una artesanía, por tal motivo nuestros proveedores son líderes en su ramo.

MISIÓN

Consolidar la elegancia, confort y calidad con la finalidad de ofrecer al hombre una alternativa de mayor elegancia y comodidad para sus pies.

FILOSOFÍA

La filosofía con la que nuestro fundador, Don Máximo Santos Caso, iniciara las operaciones de Fanacal S.A. como fabricantes de calzado fino para caballero, y con la que nos hemos venido manejando e integrando, es la de un “ESPÍRITU ARTESANAL”.

VALORES

Desde sus inicios, Maxdel se ha preocupado por inculcar los principios de lealtad, honestidad, compromiso, espíritu de equipo y de convivencia y excelencia en el servicio.

RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA

Incrementar los valores agregados que distinguen a nuestro producto como son su diseño, comodidad y calidad. El valor que da sentido a nuestra filosofía es el orgullo de fabricar calzado mexicano y así contribuir a la creación y conservación de fuentes de empleo en nuestro país.

ESPÍRITU ARTESANAL

El espíritu artesanal está integrado en la fabricación de nuestro producto; calzado masculino clásico, cómodo y por demás atractivo, el cual responde a lo que consideramos una necesidad individual de que la elegancia empieza por el calzado, porque es éste lo más importante del vestuario masculino.

Esta filosofía, junto con una investigación y desarrollo de un modelaje siempre actualizado en todos y cada uno de sus componentes, nos permite competir con las marcas más prestigiosas del mundo del calzado masculino, lo cual nos ha permitido crear y mantener un nicho de mercado, siempre exigente con la calidad y la elegancia.

Hoy con orgullo manifestamos que la tercera generación que está tomando el mando de nuestra empresa, mantiene la filosofía de nuestro fundador, y que ese espíritu artesanal que nos distingue se acrecienta, no sólo en óptima calidad, sino que conserva la escencia de lo que debe de ser un buen calzado masculino.